Arte

JILL GREENBERG, ¿por qué nos gusta?

Jill Greenberg es una famosa fotógrafa canadiense con una dilatada carrera profesional en los Estados Unidos con clientes de la talla de Microsoft, Dreamworks, Sony, MGM, Disney, Pepsi, Fox, Coca Cola, Warner y más y más. Entre sus obras más y que se han vendido entre coleccionistas de arte están los retratos de monos, así como la controvertida serie de retratos con niños, "End of times", que tienen como motivo un fin político y en los cuales podemos ver a los pequeños en diferentes estados de estrés. ¿Por qué nos gusta? En primer lugar porque sus trabajos son sencillamente geniales y porque es pionera en ciertos estilos fotográficos. Es conocida en el gremio como "The Manipulator" por ser una fiel usuaria de Photoshop desde sus inicios. Su genialidad radica en toda la postproducción de su trabajo. Consigue darle a personas, animales y objetos un brillo que oscila entre lo etéreo y lo plástico, logrando una estética hiperrealista. Su etilo ha sido y es imitado por profesionales y aficionados al diseño alrededor del mundo.
 
Porque es famosa por ser pionera en ciertos estilos fotográficos. Dentro del gremio la llaman "The Manipulator" por ser una fiel usuaria de Photoshop desde sus inicios, en 1990. Y en realidad en eso mismo radica su encanto: en toda la postproducción de su trabajo. Su estilo más icónico consiste en darle a personas y objetos un brillo que oscila entre lo etéreo y lo plástico, logrando una estética hiperrealista. Este efecto ha sido imitado por toda clase de fotógrafos alrededor del mundo.
 
   
Articulo anteriorBlu, Artista Callejero
Comentarios (0)

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *